Automatismos: la magia de una máquina

By | 29 septiembre, 2013

No te ha pasado alguna vez que ves algo y no tienes ni idea de cómo lo han hecho, más aún te sorprendería ver que la mayoría de cosas las hacen las máquinas.

De la misma forma o más aún me sorprende cuando veo a una máquina haciendo el trabajo y entonces me sumerjo en una espiral personal pensando en la mente maravillosa que está detrás de la máquina que consigue prensar una pasta para conseguir gomas de borrar, o aquella otra máquina que consigue embotellar y colocar el tapón a botellas de aceite.

 

Procesos sorprendentes

Los automatismos son verdaderamente apasionantes, es necesaria la presencia del hombre para vigilar, pero una máquina es capaz de realizar el trabajo de muchas personas.

Pero hablando de procesos de embotellado o tal vez de la fabricación de gomas de borrar, estaríamos hablando de procesos muy complejos y que realmente te dejan maravillado. En todo el proceso puedes estar alucinando todo el tiempo.

Sin embargo, hay muchísimos ejemplos que de la misma forma te dejan alucinando, como los cajeros automáticos, son una pequeña gran muestra de cómo una máquina es capaz a través de un ordenador ser capaz de darte el dinero que le estás pidiendo.

Los automatismos no solo están ahí para crear procesos de fabricación, también para inspeccionarlos o detectar algún problema. Es increíble ver como una máquina desecha un producto defectuoso. Alguna vez he visto cadenas de producción que lanzan literalmente el producto defectuoso hasta un contenedor de reciclaje. Y lo más probable es que ni tan siquiera se aprecie la imperfección, pero se detecta.

 

Ejemplos de automatismos

automatismos Otro ejemplo claro de los procesos autómatas son los túneles de lavado. Colocas tu coche en un punto estratégico dentro de la máquina y cuando echas la ficha o el dinero se ponen las máquinas en funcionamiento hasta lavar y secar tu coche.

Y al cabo de unos pocos minutos te llevas tu coche limpito y sin que nadie lo haya tocado, tan sólo unas máquinas.

Nuestro desarrollo en este campo es ya imparable y cada vez más se nota el automatismo en muchos procesos de fabricación que han facilitado y a la vez abaratado los procesos para fabricar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *