Detalles que marcan diferencia: Ventajas de incluir ambientadores en oficinas

By | 6 noviembre, 2015

¿Alguna vez ha pensado cómo el aroma que se percibe en una tienda puede afectar el éxito del negocio? Hoy en día los ambientadores constituyen un aspecto  importante a tener en cuenta cuando se diseñan o se remodelan locales comerciales.kw_ambientadoresBatch#3534

El uso de aromas para mejorar las condiciones de un ambiente es una costumbre antigua introducida en Europa por los árabes, que aprovecharon las condiciones climáticas de los países  mediterráneos para el cultivo de flores y plantas aromáticas. Actualmente la producción de aromas para espacios confinados constituye una industria con niveles exigentes de calidad y competitividad, a las producidas industrialmente se les conoce como ambientadores.

El propósito inicial de estos era aromatizar el ambiente. Hoy en día hay productos en el mercado que cumplen una triple función: purifican y desodorizan el ambiente y al mismo tiempo lo perfuman. Algunos de estos contienen elementos tóxicos que pueden ser perjudiciales para la salud. Sin embargo, es posible encontrar  excelentes ambientadores fabricados a partir de productos naturales tales como semillas y esencias.

Para los negocios abiertos al público, tales como tiendas, peluquerías y oficinas, el uso de un ambientador que eleve la calidad del área física de atención, constituye hoy una estrategia muy importante. Igual que se diseña la iluminación y la temperatura de un espacio donde se atienden clientes, se debe pensar en los aromas del recinto del negocio.

Los aromas son recordados por el cerebro humano con mucha precisión y si son agradables, traerán consigo memorias placenteras y por ende harán recordar con gusto los espacios y los productos asociados.

Los ambientadores se pueden difundir de diversas maneras. Desde velas y varillas hasta pulverizadores que pueden dispensar el producto con una frecuencia determinada. Independientemente del modo de difusión es importante confirmar la seguridad del producto. Por ejemplo, el ambientador no debe afectar los alimentos o la ropa. De allí la necesidad de conocer de antemano  sus componentes.

La oferta disponible de aromas y medios de difusión permiten escoger el que mejor se adapta a las necesidades de cada sitio. Lo importante es tomar en cuenta este detalle cuando se diseña una tienda o para cualquier lugar con tránsito continúo de personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *