Según los datos procesados ​​por FactSet a principios de mes, la carrera continúa hacia la parte superior de las estimaciones de ganancias del S & P500, incluso si la velocidad muestra algunos signos de desaceleración.

Uno de los signos más claros de la recuperación económica es su impacto en las previsiones de beneficios empresariales. Si aumenta el consumo de bienes y servicios, al mismo ritmo -o casi al mismo tiempo- las empresas ven mejorar sus cuentas. Y los inversores, que generalmente deberían juzgar a las empresas en función de su capacidad para generar beneficios a lo largo del tiempo, actúan en consecuencia.

También por este motivo siempre es muy interesante leer las previsiones de beneficios que proporciona la gran comunidad de analistas financieros. En concreto, en este periodo puede marcar la diferencia si las previsiones de beneficios empresariales siguen al alza o, cuando cierre con normalidad la primera fase de la eufórica vuelta, veremos una ralentización en el próximo trimestre.

Como siempre, los Insights from the US FactSet son muy útiles para este propósito. que nos dicen? Del último informe de principios de agosto leemos que en julio, es decir, en el primer mes del tercer trimestre, los analistas financieros continuaron mejorando sus estimaciones de EPS (beneficio por acción) de las empresas pertenecientes al S&P500. Lo hicieron por quinto trimestre consecutivo, superando el anterior «récord» de 2004 (cuatro trimestres seguidos). En promedio, esta es una revisión al alza de 3,6 puntos porcentuales, un valor significativo (somos más del doble del promedio de 5 años) pero, este es el primer dato, ligeramente inferior en comparación con la lectura de abril de 2021 (+ 4,6 %). .

Mirando los datos de los sectores individuales, se puede ver que la energía y las materias primas son los que tienen los mayores aumentos en términos de estimaciones de ganancias, con + 14% y + 8,8% respectivamente. Y esto era fácil de predecir. Por otro lado, la caída en las estimaciones de BPA del sector de consumo subyacente (-2,1%) es algo menos predecible, pero viendo la tendencia opuesta en el consumo discrecional, la cifra puede entenderse como el efecto de la reapertura post-covid, con los consumidores se centraron en los bienes y servicios discrecionales en lugar del consumo básico.