El coste de un motor seminuevo y su montaje

By | 2 octubre, 2015

En más de una ocasión hemos hablado de las consecuencias, de las ventajas, así como de los aspectos que tenemos que tener en cuenta a día de hoy en relación a un motor segunda mano. Sin embargo, en estas líneas que escribimos a continuación, vamos hablar de otros aspectos de este tipo de motores. Vamos a hablar y extendernos sobre un aspecto que no es otro que el montaje de este tipo de piezas.
Si bien es cierto que los motores originales que proceden del fabricante se montan, valga la redundancia, en una cadena de montaje y no somos conscientes de la complejidad y de la dificultad que tiene este tipo de misión, en el día de hoy como decimos, profundizaremos en el tema de los montajes de motores de segunda mano. Y vamos a hablar no sólo del montaje en sí, sino también de las dificultades y del coste asociado.
En primer lugar abordaremos sobre la dificultad que puede tener el montaje de esta pieza tan compleja y que al mismo tiempo es vital para la vida y el buen funcionamiento de nuestro automóvil. Un montaje que cuando el motor es de la misma marca y es sobre todo del mismo modelo del coche original, apenas tiene dificultad ya que los mecánicos de los talleres están preparados lo suficientemente bien como para llevar a cabo esta tarea.
Sin embargo, las dificultades vienen cuando los motores que se les proporciona a los responsables de los talleres, es decir, a los mecánicos, no son de la misma marca ni del mismo modelo aunque sí se pueden considerar como perfectamente compatibles. Es en ese momento cuando tienen que extremar todas y cada una de las acciones que puedan, para que el montaje sea todo un éxito y en consecuencia su posterior funcionamiento.
Asimismo, tenemos hay que abordar el asunto del coste que implica este montaje. Y es que si bien es cierto que, en alguna que otra ocasión hemos dicho no sin razón, que el coste de los motores de segunda mano que podemos comprar por ejemplo en los desguaces, es bastante inferior al coste de los motores originales, no es menos cierto que, a este coste del motor seminuevo hay que sumarle el coste de la mano de obra que los propios mecánicos invierten en ello.
En pocas palabras, es necesario prever todo lo concerniente al cambio del motor, como la complejidad de la instalación, por tanto, al coste en sí hay que, sumarle el precio que nos va a cobrear el mecánico para la respectiva instalación. Una suma que todavía sigue saliendo rentable en la inmensa mayoría de los casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.