La cruz verde de nuestra ciudad

By | 30 abril, 2013

El negocio farmacéutico ha vivido durante décadas una dinastía en la que las farmacias componían un monopolio en manos de sólo unos cuantos.

La dificultad para acceder a tener una farmacia se agravaba con el suplemento de que al final sólo son unos pocos los que consiguen poner una farmacia.

Secretos entre todos

FarmaciaAunque este no es el único secreto de este sector, las cadenas farmacéuticas y los laboratorios encargados de fabricar los medicamentos llevan también a cabo políticas de monopolio y oligopolio donde establecen de forma libre los precios de los medicamentos con un fin claramente lucrativo, sin importar cuál es el verdadero coste del medicamento.

Y al final quien paga todo evidentemente es el consumidor. Teniendo en cuenta de que los consumidores son al fin y al cabo enfermos, todo este tinglado tinta un poco macabro.

La situación de crisis ha agravado la situación y la solución propuesta es seguir exprimiendo un poco más al consumidor, a ver qué pasa, eliminando las recetas en algunos medicamentos, subiendo el precio de otros…

Si nos fijamos otra vez en la dificultad para poner una farmacia, atenderemos en primer lugar la prohibición de poner una farmacia donde te plazca. Es decir existe un reglamento que valora el número de habitantes de una población más la distancia mínima que debe existir entre una farmacia y otra. Y después llegará el caso en el que algunos pueblos que disponen 2 farmacias llegue un domingo o día festivo y te encuentres que ambas están cerradas y tengas que acudir a un pueblo cercano y buscarte la vida para encontrar una abierta.

Mucho dinero para tan poca gente

Farmacia¿Qué pensarías si el 50% de las ganancias anuales que producen las farmacéuticas se lo reparten entre 6 firmas?

La mayoría de profesionales farmacéuticos que se licencian reivindican la liberación de la farmacia para que tenga el mismo carácter que tiene por ejemplo en EEUU, donde las farmacias son algo parecido a un supermercado aunque atendidos por profesionales de los medicamentos.

Lo que sí es cierto que si se consiguiera la liberación de la farmacia y cualquier pudiera montar una, habría que incluir matices, pues entonces es más fácil que abran las farmacias El Corte Inglés, Hipercor, Carrefour antes que aquel chaval farmacéutico de tu barrio.

De momento y al final, entre padres e hijos se siguen repartiendo este sector de nuestra economía muy importante, del que poco hablan los informativos, aunque de hecho son uno que dan mucho que hablar.

Supongo que para conocer el precio de un medicamento habría que analizar algunas cuestiones y la gente, sobre todo la gente que necesita un medicamento no tiene ganas de ponerse a calcular cuánto les están cobrando de más.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.